Víctor Manuel Vucetich, un ganador en todos lados

CIUDAD DE MÉXICO.

Un buen líder lo es en cualquier vestuario. Víctor Manuel Vuce­tich, que ha recorrido la legua en el futbol mexicano, ha sido campeón con Tuzos y Rayados, equipos que hoy se encuentran en las semifinales del Apertura.

Cuando estaba a la deriva, llegó el Pachuca a su vida en el 2003. Cierto es que ya tenía un buen respaldo de títulos: dos de liga y dos de copa, pero acababa de pasar una etapa grisácea en el Puebla.

Entonces el Pachuca se armó hasta los dientes y le puso la mesa completa y excesiva con el delantero de moda, Adolfo Bofo Bautista.

Pronto las cosas se torcieron entre el técnico y el delantero.

No nos hablamos, no me dirige la palabra, sólo entre­namos y listo, lo demás ya no me corresponde”, dijo en ese año Bautista, quien había sido un fenómeno en su anterior equipo, el Morelia.

En la final del Apertura 2003, hasta Vucetich comprendió de qué iba aquello y al verse en problemas en el duelo de ida ante Tigres, metió a Bautista, que en 10 minutos con un gol resolvió el juego para dar ventaja de 3-1. Con ello, prácticamente Vucetich levantaría el título con el Pachuca.

Al siguiente torneo fue elimi­nado por goleada ante el Cruz Azul y se fue de los Tuzos, con los que no pudo hacer huesos viejos.

Tras vagabundear entre Ve­racruz y Chiapas, llegó la opción de Rayados del Monterrey en 2009, lo que sería un logro ma­yúsculo en su carrera.

Ahí ganó dos títulos de liga y tres Copa de Concacaf de for­ma consecutiva teniéndolo a él como un líder de un vestuario complejo, con jugadores difí­ciles de guiar como Humberto Chupete Suazo, pero con los que terminó por cerrar ciclos redondos llenos de luz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *